La importancia del lavado de raíces antes de cosechar

[Cómo y cuándo hacer un lavado de raíces a tus plantas de marihuana]

Tu cultivo está llegando a su fin. Después de varios meses de trabajo ves cómo sus frutos llegarán dentro de poco. Tan solo te queda cortar y secar.

En nuestro anterior artículo os explicábamos las fases de desarrollo de la marihuana; desde que la germinamos hasta que procedamos a realizar la cosecha y el posterior secado.

Sin embargo, antes de proceder al cosechado y secado de las mismas, hay un proceso que muchas personas que cultivan pasan por alto: realizar un lavado a las raíces de tus plantas.

Desde El Gnomo Vapeador, tu Grow Shop en Madrid de confianza para la compra y asesoramiento de material para el cultivo de hierba, te queremos contar en que consiste el lavado de raíces y la importancia que tiene en el resultado final de tu cultivo.

Consejos cultivo indoor

Por qué lavar las raíces de tus plantas de marihuana

Lavar las raíces de tu marihuana antes de cortarla puede suponer la diferencia entre los mejores cogollos y la peor hierba.

Esta tarea es sencilla y muy fácil de hacer; tan solo tienes que echar agua. Pero ten mucho cuidado, porque escoger el momento oportuno para el lavado puede ser crucial.

Los  minerales y nutrientes que hemos aplicado durante el crecimiento de nuestro cultivo aún están presentes en la planta, afectando a la manera en la que combustiona  provocando una alteración de su sabor que puede llegar a resultar desagradable.

El lavado de raíces elimina esos nutrientes restantes, mejorando la calidad de los cogollos.

Lavar tu marihuana es una tarea fácil y sencilla, y te ayudará a conseguir cogollos suaves y deliciosos en poco tiempo.

¿Qué es el lavado de raíces?

Mediante la acción de lavar las raíces de una planta con agua corriente  eliminaremos de forma activa los nutrientes de la tierra.

De esta manera haremos pasar un gran volumen de agua a través de la tierra y procediendo a drenarlal con cierta frecuencia. Mediante este proceso, cualquier mineral o nutriente presente en el suelo conseguiremos diluirlo y arrastrarlo para que con el tiempo deje el terreno limpio.

Beneficios de lavar las raíces de tus plantas

El lavado de raíces contribuye a la calidad de tu cosecha de una manera significativa. Al eliminar los nutrientes de la tierra, forzamos a nuestras plantas de marihuana a consumir el alimento residual que todavía está presente en la planta.

Dado que el lavado fuerza a nuestras plantas a utilizar los nutrientes residuales de la planta, no debería quedar ninguno que pueda echar a perder la cosecha.

No obstante, si se hace muy temprano, puede afectar de forma negativa a la salud de tus plantas. El momento elegido es clave.

¿Cuál es el mejor momento para lavar las raíces de tus plantas de marihuana?

Aunque el lavado se empieza a realizar por norma general dos semanas antes de la cosecha lo mejor es analizar los tricomas de tu planta para intentar predecir cuando la planta estará lista.

Por ejemplo: Si el período de floración de tus plantas es de 8 semanas, el lavado empezará seis semanas después del inicio de la etapa de floración.

Cuando los  tricomas – que eran traslúcidos- empiezan a volverse más oscuros, es un buen indicador de que podemos iniciar el lavado de la planta.

El lavado puede ser también una buena manera de restaurar la tierra mientras la planta está en fase de crecimiento.

La sobrealimentación suele ser un error frecuente – sobre todo cunado comienzas a cultivar marihuana-haciendo que la punta de las hojas empiecen a cambiar de color y a marchitarse. A esto se lo conoce como “quemado por nutrición”.

Un lavado de raíces ayudará a retirar el exceso de nutrientes, corrigiendo el problema.

Si no estás seguro de si es un buen momento para realizar un lavado de raíces, pásate por nuestro Grow Shop en la Calle de Alcalá, 242 en Madrid. Además de resolver tus dudas encontrarás todo el material necesario de las mejores marcas para tu cultivo de hierba y a los mejores precios.

Cómo lavar correctamente las raíces de mis plantas de marihuana

Hacer un lavado de las raíces de tu hierba es un proceso sencillo que te aportará unos resultados notables.

Agua del grifo sin tratar es todo lo que necesitas para hacer un lavado. El ajuste del pH es el único factor del que te tienes que preocupar.

El agua corriente tiene por norma general un nivel de pH saludable y no necesitará ser tratada, en caso contrario puedes corregirlo.

  1. Encharca el terreno con tanta agua como pueda absorber.
  2. Deja que el agua recoja los nutrientes durante unos minutos.
  3. Vuelve a inundar el terreno otra vez para aclararlo.

Si plantas en interior usando macetas, analiza el color del agua que sale del fondo de la maceta. Seguro que estará muy sucia. En este momento sería útil tener un medidor de TDS (total de sólidos disueltos en inglés).

Es importante seguir lavando las raíces de la planta hasta que esta cifra baje al nivel de 50ppm, hasta que el agua del grifo que estás usando para el lavado sea casí como la del grifo. El color del agua se volverá más clara y parecerá más limpia.

Y hasta aquí  nuestro artículo sobre la importancia de lavar las raíces de tus plantas antes de cosechar.

Esperamos que os resulte útil y como y como siempre estaremos encantados de atenderos y ayudaros en todo lo que necesitéis!

No olvidéis dejar vuestros comentarios!